Follow by Email

viernes, 13 de abril de 2012

Acto de presentación de la Plataforma Republicana de Torrejón

El jueves 12 de abril de 2012 se ponía en marcha la Plataforma Republicana de Torrejón, con la participación inicial de la Asociación Ernesto Guevara, Red Roja, Juventudes Comunistas de Torrejón, UJC-M y personas a título individual.
La asistencia fué de unas 50 personas, lo que hizo que la sala roja del centro Abogados de Atocha quedara prácticamente completa. Tras una pequeña presentación de la plataforma, se proyectó parte del documental "Memoria, dignidad y lucha".
Después de la proyección, pasó a leerse el manifiesto y el decálogo de la plataforma, e intervino con su ponencia Carlo Frabetti. Tras un turno de preguntas e intervenciones de personas del público, se daba por finalizado el acto.
Desde la Plataforma Republicana de Torrejón, agradecemos a todas y todos los asistentes su presencia, y esperamos que poco a poco se vayan sumando más personas a este proyecto. ¡Salud y República!


Decalogo

Decálogo

1. Anticapitalista.

Porque no entendemos una república dominada por una oligarquía económica, donde la mayor parte de la riqueza se concentra en pocas manos, condenando a la mayoría a la miseria como forma de desarrollo. Y luchamos por una república que socialice los medios de producción y garantice que la sanidad, la educación y la vivienda estén al servicio de los intereses colectivos.


2. Antifascista

Porque entendemos que el fascismo es la máxima expresión del capitalismo. Históricamente, el capitalismo se ha impuesto de forma violenta sobre los pueblos que han querido dar un paso adelante, mediante la hegemonía y monopolización de la cultura y los medios de comunicación o a través de golpes de Estado.

3. Feminista. 

Porque ningún sistema puede ser justo y democrático cuando un 50% de la población está doblemente oprimida y discriminada por motivos de género. Defendemos la emancipación de la mujer y todos sus derechos en todos los ámbitos de la vida: económico, familiar, laboral y reproductivos. Eduquemos de forma igualitaria porque el patriarcado también es fascismo. La libertad del hombre pasa por la liberación de la mujer.

4. República democrática, popular y federal. 

Como las propias palabras indican, democrática y popular, porque el poder debe ser para el pueblo, garantizándose la participación de éste en las instituciones del Estado; y federal, ya que es la forma más ecuánime para que participen en igualdad de condiciones todas las naciones que libremente así lo decidan. Una persona, un voto.


5. Por el derecho de autodeterminación de los pueblos. 

Porque defendemos la construcción de una república que respete el derecho de los pueblos a elegir sobre su futuro y su forma de organización; y que no oprima a otras identidades nacionales.


6. Restablecimiento de la soberanía popular (No a la Constitución Europea). 

Por una Europa de los pueblos y no del capital ni de los mercados. Defendemos una confederación de repúblicas europeas a la que libremente se adhieran los pueblos que democráticamente así lo decidan.

7. Derogación de la Constitución de 1978. 

Porque entendemos que la Constitución de 1978 es una imposición que perpetúa y legitima el régimen anterior. Un documento donde no se garantizan derechos fundamentales pero sí protege intensamente otros como la propiedad privada; y que sólo es modificable ante los intereses del capital.

8. Ecologista.

Para que se garantice un desarrollo sostenible y ecológico de los procesos de producción, preservando el entorno para las generaciones venideras.


9. Recuperación de la memoria histórica. 

Porque aquellos que perecieron, fueron represaliados o relegados al exilio por defender la democracia, tienen el derecho a ser recordados y rescatados del olvido al que fueron condenados por los golpistas que atentaron contra la voluntad de todo un pueblo. Porque todo pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla; nuestro mejor homenaje es continuar la lucha.

10. República laica. 

Porque estamos por un Estado laico, respetando la libertad de culto y donde las distintas confesiones religiosas tengan las mismas obligaciones ante el Estado y ningún privilegio. Deroguemos los concordatos con la Iglesia católica, haciendola cumplir con sus obligaciones tributarias como el resto del pueblo, y socialicemos el patrimonio expoliado a éste durante siglos.


Principios: Introducción

Por un estamento judicial democrático, que entre otros asuntos: consiga justicia para los/as muertos/as que la claman desde cientos de cunetas por todo el territorio del Estado español; para que el Borbón y su familia respondan ante los tribunales por sus abusos y por que todos/as los/as ciudadanos/as sean iguales ante la ley. Porque la monarquía borbónica ya fué expulsada por el pueblo español y el actual monarca es una continuación e imposición de un régimen ilegítimo como fué la dictadura franquista. Porque por definición, la mera existencia de un rey es contrario a la democracia. Por todos y todas aquellas a quien aun hoy les cuesta volver desde tierras lejanas a las que nunca debieron marchar.
Todos los pasos que demos en el camino de enmendar la memoria secuestrada por aquellos que se levantaron en armas contra el pueblo soberano, y sus herederos, aun hoy anquilosados en el poder, serán pocos, pero poco a poco, se recorre un gran camino: El camino hacia la Tercera República española.

Así que dentro del marco de acción local, allí donde el trabajo de calle y de día a día puede y debe hacer efecto, un grupo de torrejoneros/as planteamos la necesidad de levantar la bandera de la memoria (aquella que la lógica histórica popular de esta tierra pinta con tres colores) y llevarla por todo este feudo del caciquismo rancio y ostentoso. Pero también para intentar que todas esas víctimas de un sistema educativo que ni enseña ni educa, esas que piensan que la República es cosa de libros de Historia y de chalados/as, para que aprendan que el general Vigón no era ningún héroe de guerra, que un homenaje a la bandera impuesta tras un levantamiento militar no es ni será jamás sinónimo de libertad y democracia, que la exaltación y vanagloria nacionalista es una cortina de humo para ocultar gestiones aprovechadas y partidistas en el gobierno local.

Esto se resume en la necesidad, casi en la obligación, de buscar una unidad que aglutine las fuerzas críticas ciudadanas dispuestas a plantear actuaciones concretas en torno a un eje de carácter republicano y anticapitalista por la búsqueda de la conciencia histórica-crítica colectiva.